DEHAPOCO con Jon Landau, prodcutor de Avatar y Titanic

By: Avatar

Lunes 15 Febrero – Impresionante, esta noche he estado con Jon Landau, el productor de Titanic y Avatar…

(Flashforward)

Miércoles 17 Febrero – Hoy he estado en una sesión de Speed Networking en ESADE, la Universidad de Barcelona en la que estudié Administración de Empresas, y puedo corroborar que las teorías que nos han explicado pasan en el mundo real. Aunque nunca antes había asistido a este tipo de sesiones, me imaginaba cómo sería, porque el nombre es muy similar al de Speed Dating (citas rápidas), que algún amigo practicaba cuando estábamos en Londres. Speed Networking significa conocer a una persona durante 2 minutos, intercambiar tarjetas de negocio, despedirse y pasar a la siguiente persona; siempre con la esperanza de conocer nuevos clientes, proveedores, compañeros, amigos, contactos, etc.

Aunque no voy a entrar en detalle sobre todo lo que hemos comentado (la telaraña, nunca sabes quién está a tu lado, nunca sabes quién te puede ayudar, el mundo es como un pañuelo si y sólo si hablas con el de al lado, los networkers básicos y los avanzados, etc), voy a poner un ejemplo de lo que se llama DEHAPOCO.

DE – El DEstino te coloca en un lugar determinado

(Flashback)

¡Es verdad! Hoy me han invitado a una fiesta en Barcelona, a la que no sabía si asistir, pero que al final me he decido a ir, y he quedado como un niño con zapatos nuevos. A mitad del evento, el presentador dice ‘…y ahora entre nosotros Jon Landau, el productor de Titanic y Avatar…’; ¿Cómo? No me lo podía creer, se me abrieron los ojos como melones, Jon Landau estaba frente a mi, a 5 metros, hablando a un grupo privado de gente de 150 personas (90% extranjeros) y yo estaba allí. Las cosas que pasaron por mi cabeza fueron miles en un segundo: mejor que subir al yate de los productores en Cannes, lo tienes aquí, ¡dale el guión de tu película!…

HA – Debes HAblar con la persona que te encuentras

…vale tranquilízate, le dejo hablar, y le pregunto algo al final. ¿En público o en privado? Mejor en privado. ¿Y qué le pregunto? ¡No tengo nada preparado! ¿Si le pregunto algo, con toda la gente a su alrededor, queriendo hablar con él y haciéndose fotos, me entenderá? Claro que sí, ¡viví 6 años en Londres y tengo el CAE! ¡Pero me da vergüenza, hay mucha gente! Es igual, me espero y le pregunto. Piensa algo interesante, en unos años quieres poder decirle que le conociste en BCN…

PO – Tienes que POsicionarte; decir tu nombre, qué haces y qué necesitas (hay gente que después de hablar 30 minutos todavía no sabes su nombre ni cómo los puedes ayudar – malos networkers)

…es una pasada poder escucharle; secretos de Avatar, el 3D, el futuro del cine; 30 minutos y se termina la charla. ¡Ahora es mi turno! hostia, ¡Se va! Se va por la zona VIP, y yo estoy entre los no VIPs. Fotos y más fotos. Y sube por unas escaleras con su grupo de acompañantes. Tengo que ser rápido. ¡Es imposible pasar! Hay cuerdas, ¿Qué hago? Tranquilo, haz como si supieras donde vas. Doy la orden interna ¡Piernas adelante! Comienzo a caminar, salto la cuerda de protección y me cuelo en la zona VIP (ahora sólo somos 2 españoles aquí, yo y Gemma, que está conmigo en esta aventura). Pasamos entre la gente como si nada, subimos por las mismas escaleras y les seguimos…

CO – Acuérdate de dejar tu tarjeta de COntacto

…llegamos al piso superior, hasta un bar VIP en el que hay menos gente. Seguimos avanzando. Llevamos muchas tarjetas de Filmutea por si nos preguntan; diremos que queremos hablar con alguien sobre nuestra comunidad. ¡Oh Noooooooo! ¡Se acabó la aventura! Vemos a Jon Landau marcharse por una puerta pequeña, con los organizadores del evento. No pasa nada, lo hemos intentado, otra vez será. Nos quedamos un rato y hablamos con otra gente. Siempre es bueno hacer contactos nuevos.

Es verdad que las teorías pasan en el mundo real; porque sin imaginarlo, el destino nos puso el pasado Lunes en un evento privado junto al mejor productor de Hollywood. Por eso, cuando en la sesión de networking de ESADE me dieron este consejo ‘mañana tienes que ir al Mobile World Congress sin falta’,  hice caso, pagué los EUR 200 de la entrada, y me pasé todo el día hablando con los principales operadores telefónicos del mundo, para hacer negocio con ellos. Y la teoría se cumplió otra vez. En una de las empresas, ¡hablé con una chica de marketing que forma parte de Filmutea! Es verdad que el mundo es un pañuelo.

Bookmark and Share